dia gris/

xibaro-dudebw-q (2016)

Mentas en la acera:

Copiosas mentas en la acera /

Cuantas grietas me encontré en laderas develadas.

Esa que parte la línea /

y la disgustia material ante el mediocre desempeño de su diseño mismo.

Se deja develar, sin más remedio que volver a la practica autonoma de sí.

E ahí las mentas en la acera, creciendo sobre los caminos servidos al ir.

Vi, la forma en que, das:

Tus causes depliegan /

Unisonos al-alboroto.

Día:

Intransigencia del reto ante las cadenas del tic-tac.

K:

Malbabiscos de carne /

Dispuestos a ensalibarse mutuamente;

Y crear más letras que crecen, y se comutan para dar lo que se pueda “dal”.

:

M A S  .info

arte.xibaro@gmail.com

Bored? Check out our no-so updated playlists

youtube

soundcloud

viaje

 

MÁRCHESE INTROS

Untitled

>”its better this way
What can I say
A self of…” self.

Que eran letras brother sin quejas
De las bellas que te salen
Cuando escupes en la cena
Contra eh
Había un bajo en el cuarto
Y se lo llevaron
Suerte con esa
Sonríe y pa lante
Sin grandes tantos pares
Pal enjambre
Una reina
Una guerra
Uñas postizas y garras cicra

Tizadas
Como en pizarra
Que hace que el minino en salón aga
Ai ai ai

Compai comparé el periódico y salen los mismos anuncios por página ran tan tan tan

Y las arrancas.

Que eran palabras brother
Simples palabras
Y tu con la música en la mente
Ya te restrillas los dientes
Más quede en pensar
Pa cuando.

Anotaciones Alprazolam 2mg.

Revenge Of The Women

Animar al animal para que despierte, no es cosa fácil. Es de hombres; cómo coloquialmente se diría allá, mucho atrás a mis años. Para dicho acto hay que tener cojones; puede qué falles en la primera, la segunda, la tercera y unas más después dé esas porqué a ellas no se les pierde un argumento. Puede ser lo intenso del momento, o el tempo de su voz qué no suena acorde a lo que escuchaste la noche antes. “Eso pasara” pensé. Pero el tiempo, astuto carbón o diamante, pudo demostrarme lo contrarío. Sin pena, ni pudor, este afiche de lo existencial; se montó en mi guagua y viajó conmigo a este año e hizo su historia y la mía, que tanto tardó.

Rompiendo un vaso juntos, cerrarían el trato. Así se celebra ahora, no sé con precisión cuánto influiría la llamada cultura judía de mis días en este violento comienzo de una disque bella vida juntos. Ya no se usa el “disque”; pues, presume incongruencias. Ahora todo es recto. Este mundo parece un plano cartesiano; algo utópico para el masónico de mis tiempos. Cómo si estos se hubiesen revolcado con ecólogos, químicos y pseudo-psicólogos para crear el nirvana del tercer milenio. “Qué coños hago aquí” pensé.

Tantos seres hermosos merodeaban la célebre tarde. Bebían de aquel ponche de dragón verde, qué los hacía sentirse amados y exaltados. Llenos de una euforia que parecía abrazarlos para soltarlos en el aire y dejarlos caer. Así, se lavaban las caras para alabarle rito a esa noche en la que llegué. Dónde estaban las mesas con los perezosos que perturbaban a los mozos; la cómoda comida servida sobre tu costado, sin la mera necesidad o amabilidad del contacto visual. Eso habría quedado en el olvido hace siglos; pero, no sería hasta mucho luego qué entendería el porqué. Tanta belleza vislumbraba mis ojos, me sentía casi invisible ante la carta de caras que se jugaba en mis costados. Rostros al doquier, con miradas indiscretas, pero labios sellados. Que sólo se abrirían para soltar palabras. Aunque ya nadie habla…

Entre telequinesia y “body mods” entendí que mi cuerpo era obsoleto. Un saco de huesos con un un porcentaje orgánico demasiado común para este tiempo. “Quiero volver!” Me repetía en la mente con la mirada penetrada en una vanidad que quería arroparme. Era tanta la presión ajena y esas prendas que brillaban hasta cegar. Aluminio y estaño era el gusto exquisito del día. Pues, el oro , que tantos murieron a cuesta de su explotación , ya estaba más que estigmatizado. Se había vuelto el metal precioso de los incultos o “la peste”, como le dicen los hijos de lo que una vez fue el Nuevo Orden Mundial.

Andaba confundido entre los rostros, algunos más cómplices del encanto. Seguí caminando hasta la sombra; más allá del podado jardín que con malezas y flores de cannabis que hacían figurillas, algo que Miguel Ángel y Banksy podrían envidiar. Mientras más me alejaba de aquella fiesta el aire se sentía más denso. Como si el mismo asfalto fuese parte de la fórmula. La luz azul que vislumbraba aquella fiesta se ponía más tenue y me acercaba más a la tierra de la “peste”. Donde nadie parecía querer entrar.

Toldos de lona fotovoltaica arropaban las aceras y alumbraban en diversas tonalidades con cada sobrecarga. Ante la ausencia de luz o “el Abandono”, cómo resultaría conocer luego que le llamaban a tal fenómeno, todo rostro y por ende cada ente transeúnte evocaba la incertidumbre de lo desconocido y con ello un mar de posibilidades en cada instante. Vi la gloria ante aquel nefasto paisaje; pues el árbol de la vida se entrelazaba armoniosamente con los mil y un edificios restantes de aquella ciudad vanguardista a la que tal experimento prometió la salvación a la crisis de oxígeno que ahora devoraba sus calles, acueductos, bandas anchas y con ello todo una cadena de eventos que sorprendentemente llevaría a lo que consideraré en pocos instantes como “la ciudad sin tiempo” o mi nuevo hogar.

Me escabullí entre las raíces y un colmado tipo botica que ofrecía todo para aquel que practicaba la alquimia. Una viva tabla periódica, como la del difunto Sr. Puerta, adornaba la sala de espera de la disque diminuta actividad comercial que se practicaba en ese valle olvidado.

Anotaciones calea z.

Pobres los hijos de los que conocen solo un camino. Pobres las almas que pintaron su destino.

Mi carpeta y la cero retención de memoria.

La palabra es solo uno, de muchos espectros, en la información

Empoderarlas, causa ante el fracaso.

Guerra de todos los tiempos: eso que desata dos vertientes contraproducentes hasta el infinito.

Causa y efecto

“La realidad es un engaño”

Parla PARLA PARLA

15

Poeta
Abogado
Biólogo
Comerciante
Doctor
Músico
Artista
Militar
Culinario
Administrador
Ingeniero
Laico
Técnico
Educador
Cuerpo

Conceptos eluden a la capacidad humana

mediante la expresión de X talento